Catas

Pago el Espino, el sol y la sierra de Málaga

    Quizá cada vez cueste más encontrar vinos que emocionen, vinos hechos con el alma, con mucho corazón y con menos cabeza. Vinos en los que dejas que seas la tierra la que hable, el viñedo, la fruta.

     

    En viñedos de montaña y bajo el sol andaluz nace Pago El Espino, elaborado por Cortijo los Aguilares, una pequeña bodega situada a cinco kilómetros de Ronda, Málaga. Una bodega que logra sacar la parte más elegante y fina de la sierra malagueña.

     

    Pago El Espino es sol, es primavera, juventud, pasión y equilibrio. Elaborado a partir de un coupage de Petit Verdot (57%), Tempranillo (25%) y Merlot (18%), parece que cada variedad está integrada en su cantidad justa. Las tres son pura armonía. El trío perfecto.

     

    Unos viñedos situados a 900 metros de altitud y en proceso de certificación ecológica, al amparo de la Sierra de las Nieves.

     

    Un vino que se trabaja durante 15 meses en barricas de roble francés de 300 y 500 litros. Barricas de segundo y tercer año, respetando así la fruta lo máximo posible, sin duda.

     

    Y fruta, fruta y fruta, y Málaga, y el sol cegándote los ojos…

    Leave a Reply