Catas

La Sirvienta o el milagro de la Airén en Jumilla

    Los vinos que cuentan historias, que hablan bajito de la tierra. Productores  que apuestan por lo que creen, por defender lo que en muchas tertulias habrían tachado de indefendible.

     

    Los vinos, al fin y al cabo, deben de ser siempre un puñado de memorias, de olores asociados a recuerdos, de sabores y de instantes.

     

    Óscar Olmos, joven enólogo murciano, cometió la locura de recuperar viñedos viejos (de más de 100 años), en Jumilla, y de la tan denostada variedad blanca Airén. ¡Pues bendita locura la suya!

     

    Ha elaborado 1.400 botellas de La Sirvienta, un vino 100% de Airén de viñedos de pié franco situados en el Paraje de Hoya de Torres, a unos 800 metros de altitud.  Esta añada 2015 ha pasado además tres meses en barrica de roble francés.

     

    Es uno de esos vinos para disfrutar despacio, con tiempo, como el de esos viñedos viejos que han dado a luz a una producción tan pequeña. En copa encontramos aromas de hinojo, setas y manzana madura. Voluminoso en boca, con cuerpo.

     

    “Toda arte es imitación de la naturaleza” dijo Séneca, y aquí, tenemos naturaleza pura.

     

     

    Leave a Reply