Catas

Cata de Palo Cortado 1730, de Alvaro Domecq

    Recuerdo ese momento… En la copa el palo cortado 1730 de Álvaro Domecq, al otro lado de la barra un buen amigo sumiller, Juanen, junto a nosotros  una impresionante pluma ibérica. El lugar, el restaurante Don Gil en Albacete (no dejen de visitarlo, por cierto).

    Intenso, poderoso, pero delicado. Esa fue la primera sensación al catar este VORS (crianza mínima de 30 años en bodega) de Alvaro Domecq. Es un delito no catarlo, despacio.

    Elaborado con el método de solera y criaderas típico del Marco de Jerez con crianza en barricas de roble americano de 500 litros.

    100% Palomino Fino. Avellanas, torrefactos y tabaco en nariz. Estas notas se vuelven a dar en boca, con final amargo y ese toque de vejez propio de los buenos habanos, de las botas jerezanas curtidas por el paso del tiempo, del recuerdo…

     

    Leave a Reply